Corona…

Si hay una palabra que hemos escuchado en estos una y otra vez es la palabra corona. La conmoción la tristeza la incertidumbre el enojo y muchas otras emociones están ligadas ahora sin duda alguna al escuchar la palabra corona.

Debido a la cnstitución y la formación de este virus que amenaza con destruir la humanidad es que lleva este nombre de corona. Muchos rumores de información acerca del origen de este virus maligno que ha venido a inundar los hogares de toda la humanidad de miedo y en muchos de lágrimas y es irónico hasta cierto punto el nombre que sobrelleva este virus por qué de acuerdo al diccionario la palabra corona va asociado a triunfo a victoria, a poder y autoridad.

Literalmente hace referencia a un aro que se pone sobre la cabeza de alguien, señal de premio o como una distinción de la nobleza. Por otro lado tenemos el significado de la palabra virus, que básicamente es un organismo microscópico que al introducirse en un cuerpo produce enfermedades y hasta la muerte.

Si entonces componemos los dos conceptos juntos sería como decir un virus con autoridad y que reina sobre otros organismos y en verdad eso es lo que parece pero hay algo que aunque este virus tiene gran fuerza para destruir también es verdad que el mismo virus está sujeto a la muerte por que valga la mención de que la muerte también lleva corona pues tiene autoridad sobre todos los hombres excepto sobre uno llamado Jesucristo.

De acuerdo a la ciencia el Covid-19 tiene un tiempo de gestación, crecimiento, multiplicación y muerte como todo ser viviente, el reto para la ciencia es como detener la capacidad que el virus tiene de producir la muerte en muchas personas en tan poco tiempo. Es decir que el virus logra introducirse en un ser humano por las vías respiratorias y empieza su proceso de secuestrar células humanas y hacerlas que se reproduzcan con el virus provocando infecciones respiratorias y en muchos la muerte en tan solo 14 días, de acuerdo a los expertos en la materia.

Al considerar la brevedad y la agresividad de este virus tan letal, pienso en el proceso y el tiempo que toman otras enfermedades que al final logran el mismo final en un ser humano, la muerte y aunque hemos escuchado miles de veces sino es que más esa frase que dice que la muerte es parte de la vida humana y aunque suena contradictorio bíblicamente la muerte está dada al hombre una sola vez y después de esto hay un juicio. (Hebreos 9:27)

Nos damos cuenta entonces que nadie ha escapado de esta regla, morir y de acuerdo a este texto bíblico después hay un juicio. Ahora bien hubo un hombre llamado Jesus el cual entró en un proceso final antes de su muerte que según historiadores y la biblia misma duró aproximadamente como tres horas desde que comenzó su agonía hasta el momento de expirar y de acuerdo a sus propias palabras testificadas por los evangelios, entregó el espíritu al Padre. Muchos dieron testimonio de su muerte y en la historia quedó marcado que murió crucificado habiendo experimentado en parte la misma agonía que sufren los que mueren infectados con el Covid-19, asfixia causado por la neumonía que produce tal virus.

Jesus entonces participa de la muerte física como todo hombre y en un sentido parece derrotado pues su vida es cortada a los 33 ańos de su existencia terrenal y pareciera que la muerte se coronó sobre el pero al tercer día, resucitó y entonces el tomó su corona sobre la muerte. Es decir que con ese hecho el tomo la autoridad sobre la muerte y hasta el día de hoy El sigue con esa autoridad y El mismo ofrece vida eterna a los que en El creen. (Juan 11:25)

Antes de su partida al cielo el declaró a sus discípulos que toda autoridad le ha sido dada, en el cielo, la tierra y debajo de la tierra. (Mateo 28:18) Declarando que El es El Rey de reyes y Seńor de seńores y que el tiene una corona eterna a diferencia de la corona del virus que es temporal.

El nos da la misma oportunidad al creer en El cómo Seńor y Salvador al confesar que Dios le levantó de ente los muertos. (Romanos 10:9). Esta confesión le brinda a todo hombre el regalo de vida y a la vez librarse de lo que se conoce como la segunda muerte. (Apocalipsis 2:11) que es la separación eterna de Dios que sería en un sentido cómo vivir en un cuarto oscuro sin luz por siempre pero a los que lo reciben y permanecen les da el privilegio de llegar a tener la corona de vida por su gracia.

Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman. Santiago 1.12 – LBLA

En estos días que escuchamos y leemos por todos lados la palabra corona, recordemos que Jesus tiene la corona de vida para todo aquel que persevera en creer en El y que sea que vivamos 100 años más o que sea breve nuestra partida, El tiene en su mano las llaves de la muerde y del hades, dando a entender con esto que El tiene autoridad sobre la muerte. (Apocalipsis 1:18). Dios te guarde y bendiga.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s